POMONA: Centro jornalero recibe apoyo de la ciudad

ALEJANDRO CANO

ALEJANDRO CANO ESPECIAL PARA LA PRENSA

Publicado: 17 abril 2012 10:40 AM

Junta Directiva de Pomona

ALEJANDRO CANO/ESPECIAL PARA LA PRENSA John Nolte, presidente de la junta directiva del centro jornalero, dijo que se ganó una batalla, pero que con la unión comunitaria se ganará la guerra.

Conocido como el Centro de Oportunidades Económicas de Pomona (PEOC), el centro jornalero continuará ofreciendo sus servicios, aunque de manera limitada, por los próximos meses debido a que el lunes 16 de abril por la noche, el Concejo Municipal de dicha localidad aprobó otorgar 37,000 dólares que serán destinados al mantenimiento y funcionamiento del mismo.
Para los opositores de la inmigración ilegal, el centro jornalero ubicado en las intersecciones de la Avenida Mission y la Autopista 71 en la ciudad de Pomona es una carga más para la ciudad y debería ser disuelto. Pero para una centena de trabajadores que todos los días se congregan en el lugar con la esperanza de conseguir trabajo, el centro representa su segundo hogar.
“Lo miramos como una victoria. Entendemos que la ciudad está en problemas económicos y agradecemos el esfuerzo por mantener abierto el centro”, comentó Suzanne Foster, directora ejecutiva de PEOC. “El centro es mucho más que un lugar para conseguir empleo, es un santuario para los inmigrantes donde se sienten protegidos y seguros”.
Foster indicó que los 37,000 dólares destinados por el concejo de manera unánime mantendrán el centro abierto por los próximos cuatro meses, dependiendo de cuánto recorte se implemente. Debido a que el centro no había recibido ayuda financiera alguna por los últimos 18 meses, la directiva tuvo que implementar recortes que afectan directamente al trabajador, admitió Foster.
“Ya no abrimos los domingos, eliminamos los baños portátiles de afuera, reducimos el horario de servicio diario y estamos viendo la manera de evitar recortes de empleados. La situación es crítica al grado de que si seguimos así, tendremos que cancelar las clases de inglés y las sesiones informativas sobre los derechos del trabajador”, añadió Foster.
Según directivos, el centro necesita 250,000 dólares anuales para poder operar al máximo, ofreciendo información legal, clases de inglés y talleres de salud, así como información laboral que beneficia al trabajador. Existen planes para destinar 75,000 dólares adicionales al centro antes del 30 de junio, dijo Foster, plan que de ser aprobado por el concejo de la ciudad mantendría el centro abierto el próximo año.
Por su parte, John Nolte, presidente de la junta directiva de PEOC, dijo que se ganó una lucha, pero que aún falta mucho para ganar la guerra. Nolte instó a la comunidad a seguir más unida que nunca para poder adjudicarse victorias en temas de retenes vehiculares y separación de familias por razones de inmigración.
“Esto es prueba de que cuando el pueblo se une, se triunfa. Hoy hemos triunfado, un triunfo que fue posible por la unión ejercida”, indicó Nolte.
El centro fue fundado en 1998 en respuesta a las denuncias de abuso de poder y perfil racial ejercido en contra de los jornaleros que todos los días se congregaban en las afueras de una tienda de materiales de construcción local. Desde entonces, el concejo ha destinado millones de dólares para su mantenimiento.
Conjuntamente, fundaciones como Liberty Hill, Public Welfare y California Wellness, entre otras, han otorgado becas para que la directiva implemente sesiones educativas en varios centros jornaleros ubicados en las ciudades de Rancho Cucamonga, San Bernardino y Riverside.
El centro tiene como misión proveer a los trabajadores una oportunidad de empleo seguro sin correr el peligro de ser maltratados y abusados por los contratistas. Para lograr este objetivo, el centro ha unido fuerzas con universidades locales, así como coaliciones y organizaciones no lucrativas que defienden los derechos del inmigrante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.